Batton Lash: Supernatural Law

Título original: Tales of Supernatural Law
Idioma original: Inglés
Año: 2015
Editorial: Tyrannosaurus Books
Género: Cómic
Valoración: Recomendable

Mi reseña de hoy va a ser cortita, porque no os traigo ningún tochaco ni una obra maestra de la literatura, sino algo mucho más ligerito: un cómic que nos ha llegado recién salido del horno de Tyrannosaurus Books (¡gracias por el ejemplar!). Supernatural law es la recopilación de los primeros ocho números de la serie de Wolff & Byrd, asesores de lo macabro. Los protagonistas de este cómic son los abogados Jeff Byrd y Alanna Wolff, que se especializan en la defensa de un tipo de clientes muy particular: las criaturas de la noche, los “malos” de toda la vida de las historias de terror. Entre sus páginas nos toparemos con el Conde Drácula, hombres lobo, Frankenstein, zombies, y demás, que, en sus peripecias por el mundo, se han visto demandados por algunos de los ciudadanos con los que se han topado. También veremos a algún que otro despistao que ha dado con algún objeto maléfico encantado y ahora no sabe cómo lidiar con las consecuencias. Para todo esto están Wolff & Byrd a su servicio.

Cada uno de los cómics que componen esta recopilación es una historia cerrada, pero al mismo tiempo veremos personajes que aparecen de forma recurrente, como el atormentado monstruo Terrón, o la supermodelo Dawn Devine. Asimismo, se va formando una trama continua a lo largo de las historias con respecto a las vidas personales de Wolff, Byrd y su secretaria, Mavis, por lo que termina teniendo sentido como un todo.

thlulu-libros-prohibidos

El dulce Th’Lulu, uno de los clientes de Wolff & Byrd

Los puntos a destacar son dos. En primer lugar, el toque humorístico y parodiesco presente en casi todas las viñetas. Batton Lash tiene un sentido del humor bastante peculiar y se dedica a darle una vuelta de tuerca a todas las situaciones con las que nos encontramos en el cómic, que ya de entrada suelen ser bastante disparatadas. Esto conlleva que aparezcan chistes donde uno menos se los espera, y la mayoría están bastante conseguidos. Sin ser una lectura desternillante, sí es de las que logran una sonrisa casi perpetua en el lector. En segundo lugar, hay que destacar el tratamiento tan poco tradicional que reciben los monstruos, que es a mí personalmente lo que más me ha gustado. Vemos su parte más tierna y “humana”, sus inseguridades y todo aquello por lo que tienen que pasar después de haberla liao parda. Sin duda, lo más original de este cómic, y algo que hará que a todos los amantes del género de terror/fantasía les guste a rabiar.

En el lado negativo, hay que decir que la traducción deja bastante que desear, como ya viene siendo costumbre en los libros que nos hemos leído últimamente y que están traducidos del inglés. También cabría señalar una historieta paralela que se desarrolla en prosa a lo largo de tres páginas y que está insufriblemente mal escrita. No tiene demasiada relevancia para la historia, así que se la pueden saltar sin problemas (yo me vi bastante tentada a ello).

En conclusión: una lectura distinta y muy divertida, ideal para las tardes de primavera, tanto si se es fan del género como si no. Desde aquí se la recomiendo.