«Con Transcrepuscular prometo llevaros a un sitio donde nunca habéis estado». Entrevista a Emilio Bueso

Emilio Bueso en la presentación de Transcrepuscular en Gigamesh

Emilio Bueso es uno de los autores con más relevancia dentro de la literatura fantástica en España. Ganador y finalista de varias ediciones de los premios Celsius, Ignotus y Domingo Santos, ha revolucionado el mundo del fandom con el lanzamiento de su última novela, Transcrepuscular (Gigamesh), una cuidadísima edición limitada a un precio considerablemente superior al habitual que está destinada a romper moldes y no sólo por su forma, sino también por su contenido.

«A la literatura de género le quedan por descubrir el sexo y las drogas»

Autor de obras como Diástole, Cenital, Esta noche arderá el cielo, Extraños Eones y la antología Ahora intenta dormir, Emilio Bueso siempre se ha encontrado cómodo en la mezcla de géneros, especialmente en el terror, la fantasia y la ciencia-ficción. A pesar de ello, no deja de mostrarse crítico con estas distinciones.  «Yo esto de la literatura de género lo encuentro un tanto inocente –bromea–, todavía pienso que le quedan por descubrir el sexo y las drogas. Mi apuesta es si puede hacer eso en una misma noche».

Transcrepuscular es una novela que, aunque en un principio pueda encuadrarse bajo la denominación general de ciencia ficción, según su autor no pertenece a ningún género en particular, «Me muevo en un territorio que no tiene ni nombre, ni coordenadas ni tampoco referencias –asegura–. Y eso me entusiasma».

Emilio Bueso. Entrevista. Libros Prohibidos

Emilio Bueso por Gerard García y Meetmrcampbell

Una aventura alucinante

Con personajes tan curiosos como babosas de compañía, caracoles de jardín, escarabajos de tiro y ventrílocuos forajidos, el nuevo trabajo de Bueso promete no dejarnos indiferentes.

¿Qué vamos a encontrar en tu última novela? ¿Se trata de una obra de ciencia-ficción clásica o aporta algo más?
Transcrepuscular es una aventura alucinante que te descubre un mundo que no se parece en nada a los que habrás visitado leyendo espada y brujería o ciencia-ficción. Hasta unas semanas antes de irnos a imprenta seguíamos sin tener ni idea de cómo plantearle eso al público, porque no se han hecho obras canónicas en el sector de la literatura al que apunto con esta novela. Probablemente, el único sword and planet que conozcas sea el de George Lucas, si es que lo es. Y el caso es que Star Wars tampoco tiene absolutamente nada que ver con lo que he hecho yo…

El tema principal de  es «la simbiosis como posible motor evolutivo». ¿Qué es lo que quieres mostrarnos con ello? ¿Se trata de una distopía? ¿Nos enseña algo del mundo actual en el que vivimos?
Plantea una reflexión acerca de cómo, gracias a la simbiosis, podría nuestra especie integrarse en otros medioambientes. De nuevo es un planteamiento que apenas se ha explorado.

«Fue muy duro, por poco me explota la cabeza»

Emilio Bueso. Diástole. Libros Prohibidos¿Cómo te organizaste a la hora de escribirla, de crear ese mundo nuevo? ¿Eres un escritor que improvisa o prefieres planificar mediante una trama, creación previa de las escenas, etc.?
Suelo improvisar en mis novelas, pero esto es una trilogía bastante más que aventurada… Supe enseguida que mi método de trabajo habitual no podía llevarme a buen puerto, por lo que tuve que planificar a conciencia toda la trama principal y volverme loco levantando una historia de intriga y aventuras en un mundo profundamente fantástico. Fue muy duro, por poco me explota la cabeza. De ahí que no me tiemble la voz a la hora de lanzarle órdagos al panorama o de presentarme en las librerías para pedir cuarenta y dos pavos por una novela.

Transcrepuscular es la primera parte de una trilogía, llamada Los Ojos Bizcos del Sol. ¿Qué te llevó a realizar un proyecto de tal magnitud? ¿Qué es lo que te aporta esta forma de trabajar frente al relato o a la novela convencional?
El relato yo lo uso para tantear ideas sencillas, donde mejor me muevo es en las distancias de sesenta a setenta mil palabras, esto es, en la novela de trescientas páginas. Hacer una trilogía se me hizo ineludible cuando empecé a atisbar la complejidad de la historia que proyectaba. Sencillamente, no se puede explorar en profundidad una cosmogonía como la que he planteado si no es apilando tres lomos.

«Hacer una trilogía se me hizo ineludible»

¿Qué aporta de nuevo Transcrepuscular? ¿Qué diferencias hay con tus otras novelas? ¿Significa una evolución importante en tu obra?
Esto está hecho para que salgamos todos de nuestra zona de confort y tomemos conciencia de que definir las cosas no es más que limitarlas. El fantástico no debería de ir siempre sobre raíles, ni de acogerse a cánones caducos o verismos impostados. Yo hasta hoy había estado combinando en mis novelas lo más enfebrecido del fantástico con lo más crudo del realismo, o ese solía ser el grito de guerra habitual… Lo que intenta Transcrepuscular ahora es definir sus propias realidades, empezando por la geobioquímica planetaria y la estructura del pensamiento humano. Como ves, un salto bastante grande.

«La cultura es un lujo; siempre ha sido así»

La primera edición de Transcrepuscular en papel es una edición limitada de lujo y la siguiente será en digital. ¿Por qué se ha hecho de esta manera? ¿Crees que el futuro del libro en papel es el de convertirse en objeto de coleccionista?
Nos hemos instalado en una idiocia tan profunda que el pan y el circo ya no se racionan como siempre: ahora resulta que estar explotado es un privilegio y la cultura un derecho de libre acceso, cuando lo cierto es que el trabajo es un derecho constitucional y la cultura un lujo. Repito, la cultura es un lujo; siempre ha sido así.

¿Entonces, estás en contra del «todo gratis»?
Se hace arte con los excedentes socioeconómicos porque la belleza no se come, se pagan las bibliotecas públicas con los superávits de una economía, lo primero que hace un país que entra en guerra o padece una hambruna es malvender su patrimonio cultural y sus obras de arte… Insisto, la cultura es un lujo, por definición. Un privilegio. Dejar sin ingresos a los autores que no viven de dar conciertos no es ningún avance de la tecnología, es una gilipollez digna de los gobiernos de hoy. Todo esto de la barra libre de contenidos gratis en Internet y de los precios de derribo no es más que un despropósito que no nos ha traído nada bueno en su conjunto. A veces pienso que no hemos llegado a esto de casualidad y que si todo el mundo está descargándose series al tiempo que sueña con tener un empleo digno tal vez sea que esas dos cosas no están tan desconectadas. Esto es, no queda pan, mirad todos como el payaso sale a la pista principal, quizás para ponerse a mendigar.

«Hay superventas que no saben hacer la o con un canuto»

Sé que los escritores odian esta pregunta pero, ¿qué autores inspiraron a Emilio Bueso, consciente o inconscientemente, para crear Transcrepuscular?
Herbert, Ende, Niven, Moorcock, Vance, Miéville, Donaldson, VanderMeer…

Emilio Bueso. Extraños eones. Libros ProhibidosTú eres ingeniero y ejerces esta profesión. ¿Crees que para escribir ciencia ficción se debe tener una cierta formación científica-tecnológica?
Es de gran ayuda. Hay mucho de biopunk y de space-op en Transcrepuscular, de modo que me ha tocado documentarme a fondo en materia de mecánica celeste, geodinámica, paleozoología, bioquímica… Si no fuera por mi formación, no me imagino lo que me costaría hacer novelas como la que quiero sacar cuando acabe con esta trilogía. Y no, no comprendo cómo es que hay autores que se meten en según qué jardines sin antes haber acumulado cierto impulso en materia de ciencia, o historia. Sí. Estoy diciendo que se aprende a escribir aprendiendo cosas y que uno de los mejores sitios para aprender cosas es la universidad. Sé que hay grandes autores que no pudieron estudiar, pero eran otros tiempos. También sé que hay superventas que no saben hacer la o con un canuto, pero eso ya es algo que no consigo explicar sin ciscarme en media civilización.

«Publicar en una multinacional no tiene ningún sentido para mí»

Antes de dar el salto a editoriales importantes como Valdemar o Gigamesh publicaste tus novelas en editoriales independientes. ¿Qué opinas del papel que estas editoriales pequeñas tienen en la literatura de este país? ¿Son un buen trampolín para los escritores noveles?
Lo que ya no tiene absolutamente ningún sentido para mí es publicar en una multinacional. En mi campo, los grandes grupos ya venden menos que los sellos independientes, pagan la mitad a los autores nacionales y el doble a los anglosajones, no entienden ni los contenidos ni el formato, toman decisiones contradictorias, componen unos catálogos ridículos, pierden dinero a raudales, no exportan nada, saldan todo enseguida, no arriesgan, insisten en posicionar unas obras que están de sobra, tienen al frente a unos señores que no leen, que toman sus decisiones mirando estudios de mercado descontextualizados e informes de lectura firmados por unos analistas que no están en esto… Si no cambian, su función pronto se limitará a ordeñar, y fatal, a los clásicos y a los grandes superventas internacionales. Y eso, desguarecer la producción nacional, es todo un desatino para un país con el potencial del nuestro.

¿Cuál crees que es el panorama de la literatura de género en España?
La situación es catastrófica desde hace ya tiempo. Si me he metido a replantear enfoques, formatos, géneros, discurso, precios… es porque no veo ni modelo de negocio ni panorama viable a corto y medio plazo. Mi sello y mi agencia me respaldan en esto, ahora toca averiguar si lo hará también el público o no.
Os pido una oportunidad. Prometo llevaros a un sitio donde nunca habéis estado.