Nuestros nominados: Lucas Albor

El segundo post de autor dedicado a los nominados a los Premios Guillermo de Baskerville 2016 es para Lucas Albor, finalista con Golondrinas muertas en la almohada.

espíritu-nuestro-tiempo-Libros-ProhibidosLucas Albor nació en Madrid en 1987. Es licenciado en Filosofía y realizó un estudio sobre el impacto de las relaciones comunitarias en la obra literaria del autor Charles Bukowski. Colabora frecuentemente con diversas revistas digitales, entre las que se encuentra su propio blog A la mala literatura. Escribe poesía y ha colaborado en los discos Jóvenes bajo presión y Espíritu de nuestro tiempo, de Elio Toffana.

“Escribo solo por las mañanas, siempre tomando café y fumando”, asegura. “Además, me pongo siempre el disco Whispers de The Passenger para concentrarme, y si no estoy escribiendo jamás lo escucho.”

Nos cuenta que utiliza la escritura como terapia y solo escribe cuando se encuentra mal y tiene cosas que sacar. “Por eso para mí escribir es a la vez una manera de salvarme y una condena, porque me ayuda mucho a sacar cosas fuera y seguir con mi vida, pero por otro lado si algún día dejara de escribir significaría que soy feliz en mi vida.”

No oculta que su principal referente es Bukowski, de quien admira su forma ágil de transmitir cosas realmente profundas, y con quien dice compartir plenamente su visión de la vida contemporánea. De hecho, es uno de los personajes de su novela, no solo para rendirle homenaje, sino también para no plagiarle. “Meterle como personaje era para mí la única manera de escribir algo distinto, algo que no fuera realismo sucio, o no del todo. Creo que he conseguido escribir otra cosa.”

“Otro referente muy importante es el rap de Madrid: Elio Toffana, Dano, C.Tangana, Signo, Guante Blanco, Hermanos Herméticos, Javier Petaka, Toscano… Supongo que por donde me he criado (Campamento) y por vivencias personales. También por la actitud ante la vida que nos ha tocado, el crecer en un barrio del extrarradio con todo lo que conlleva. La novela en parte es también un homenaje a los chicos del barrio.”

golondrinas-muertas-almohada-Libros-ProhibidosNos confiesa que hubo una época de su vida en la que se refugió en una pequeña biblioteca y leyó todo lo que en ella había. “Eso me hizo no volverme loco, seguir estudiando y poder decir a día de hoy que tengo una vida normal, con mi trabajo y mis pequeñas aspiraciones. Escribo gracias a que existía esa biblioteca.”

Albor reconoce que, después de ver la acogida que ha tenido su libro, ha comenzado a tomarse la literatura de una forma más profesional. Ahora se propone plantear en serio una nueva novela, retomar sus antiguos hábitos de lectura y trabajar la imagen de autor (aunque asegura odiar todo lo relacionado con el marketing para escritores).

Para terminar, subraya la importancia de lo social en su vida. “Sigo trabajando con personas con discapacidad y hago voluntariado dando clases de español para extranjeros. Creo que, en el mundo en que vivimos, es necesario involucrarse de una u otra manera. Para mí no tendría mucho sentido escribir acerca de la sociedad contemporánea, si en mi vida personal no hago nada por que el mundo funcione un poquito mejor”.

Foto: Luis Sarabia