«Me gusta investigar el lado oscuro de lo cotidiano, de aquello que nos debería dar seguridad y, sobre todo, todo lo turbio que está dentro de nosotros.» Entrevista a Izaskun Gracia.

Izaskun Gracia, licenciada en Filología Vasca, fue editora y cofundadora de la editorial de poesía Masmédula y actualmente trabaja como diseñadora gráfica y traductora. Escribe artículos y críticas literarias para diversos medios.

Además de sus apariciones en antologías y revistas, como poetisa ha publicado Artikoa=Artika (2012, Amargord Ediciones), Despertar lloviendo (2017, Ya lo dijo Casimiro Parker) y Soliloquio soterrado (2021, Libros de la Resistencia), entre otros. Y entre sus libros de relatos podemos encontrar Crónicas del encierro (2016, Salto de página) y Lo que Ruge (2021, El Transbordador).

 

En las letras de Izaskun la ironía, el cinismo y la crítica social nos ofrecen un eco de horror, un grito antiguo de algo que escarba y quiere salir a la superficie. Ambientada en el terror, la fantasía oscura y la ciencia ficción, sus personajes se ven ahogados en una existencia desnaturalizada. Y oculto a la vista, hemos de hallar lo ausente para entender su significado.

Hola, Izaskun. Gracias por concederme este ratito. Si te parece bien, empezaremos con algunas preguntas sobre tus inicios en el mundo de los libros.

IDR: ¿Cuál es tu primer recuerdo ligado a las historias?

IG: Mi primer recuerdo al respecto son mis padres, leyéndome cuentos antes de ir a dormir. En cuanto aprendí a leer y escribir, en todos mis recuerdos hay un libro o un cuaderno presente.

 

IDR: Si tuvieras que escoger un título, sólo uno, ¿cuál sería y por qué? 

IG: La historia interminable, de Michael Ende. Yo tendría unos diez años cuando mi aita me lo regaló y me dijo que era «un libro infantil que podían leer los adultos y un libro adulto que podían leer los niños». Yo no tenía ni idea de a qué se refería, pero lo leí igualmente y aluciné en colores. Entonces me maravilló la historia (y que me habría encantado ser Bastian, para qué negarlo), pero en las relecturas que he hecho a lo largo de los años (es el libro que más veces he releído) he encontrado detalles y he reinterpretado pasajes que me han abierto las puertas a otras «versiones» de lo que creía que estaba pasando. No hay vez que lo relea y no me maraville.

 

IDR: ¿Qué piensas sobre la visualización de la mujer en el mundo de la escritura?

IG: Es innegable que durante siglos se ha invisibilizado a la mujer en el mundo de la escritura (amén de todos los demás mundos, salvo los de los cuidados de seres queridos y hogares) y que en los últimos años se están haciendo muchos esfuerzos para que esta situación cambie. Es verdad que ahora se publica a más autoras y se han empezado a recuperar las obras de aquellas que quedaron relegadas de la historia de la literatura (ojalá también se lean más), pero creo que aún queda un largo camino por recorrer. Aún hay quien niega la historia, quien no lee libros escritos por mujeres por principio o quien intenta relegarnos a escribir sobre temas «femeninos» (es decir, menstruación, enamoramiento, maquillaje y maternidad, poco más o menos). Pero esto no es un problema únicamente literario, sino también social. Mientras la sociedad siga siendo desigual y nosotras nos sigamos llevando la peor parte, esto va a continuar plasmándose en lo que se publica y se lee.

 

IDR: ¿Por qué crees que está tan en boca de todos ahora mismo la literatura oscura escrita por mujeres? 

IG: No creo que haya una relación especial entre la feminidad y lo insólito, pero sí que se ha producido un cambio en la manera de acercarnos a la literatura oscura escrita por mujeres. Hemos pasado muchos años en los que nuestras referencias literarias eran casi exclusivamente masculinas y, ahora, gracias a ese trabajo de consideración y recuperación que he comentado antes, una gran parte del público lector se ha dado cuenta de que hay numerosas escritoras que merecen mucho la pena y que aportan al género una inmensa diversidad de temas, estilos o planteamientos, entre otras cosas, en la que merece la pena sumergirse.

 

IDR: ¿Te consideras una autora oscura?  

IG: Jajaja sí, me considero una autora oscura. Independientemente del género que trabaje, todo lo que escribo tiene un toque, por pequeño que sea, de mal rollo o inquietud, algo que no nos deja estar del todo tranquilos. Me gusta investigar el lado oscuro de lo cotidiano, de aquello que nos debería dar seguridad y, sobre todo, todo lo turbio que está dentro de nosotros.

 

IDR: Como poeta, ¿qué opinas de la dificultad para llegar a librerías y nuevos lectores?

IG: En general, llegar a librerías y nuevos lectores es muy difícil porque, entre otras cosas, se publica muchísimo (demasiado para lo que se lee) y la mayoría de los libros, si llegan a un punto de venta, no suelen quedarse mucho tiempo en la mesa de novedades. Esto también pasa con la poesía, con la dificultad añadida de que este género se lee mucho menos que la prosa y que por ello la dejan de lado en muchos sitios.

También considero que hay un problema de educación. No me gusta cómo se enseña poesía en el colegio (o cómo me la enseñaron a mí, al menos, pues consiguieron que no abriera un libro de poemas y no escribiera un solo verso en años) y creo que debería renovarse la lista de autores/as a leer y estudiar. Ojo, que nadie piense que tengo un problema con los autores clásicos, no es así. Pero creo que se debería utilizar un currículum actualizado, con obras y metodología que favorezcan que un niño se interese por la poesía (tanto por leerla como por escribirla).

 

IDR: Los relatos ya son difíciles de colocar, pese a que han aparecido editoriales muy interesantes que trabajan el género, pero la poesía es todavía más compleja. ¿Cuál es tu experiencia? ¿Qué le dirías a alguien que busca casa para su manuscrito? 

IG: A mí, curiosamente, se me ha hecho más caso como poeta que como narradora, por lo que no me puedo quejar mucho, pero creo que las cosas están complicadas en ambos casos. El único consejo que puedo dar a quien busca casa para su manuscrito, del género que sea, es que se arme de paciencia. Que no deje de escribir, que no deje de leer y que no deje de llamar a puertas.

 

IDR: Si tuvieras que elegir un autor para enganchar a nuevos lectores a la poesía, ¿cuál sería? 

IG: Irati Iturriza.

 

IDR: ¿Cuál es tu poemario de cabecera? 

IG: Musgo, de Reynaldo Jiménez.

 

IDR: ¿En qué géneros te mueves más cómoda, como lectora y como escritora? ¿Y con cuál/es te sientes a disgusto? 

IG: En el terror, sin duda. Me gusta mucho leer y escribir fantasía, ciencia-ficción y poesía, pero el terror es lo mío. No me siento a disgusto con ningún género, pero sí hay algunos, como la novela romántica o erótica, que no me dicen nada.

 

IDR: ¿Inspiración o método? 

IG: Método. Todos tenemos momentos de inspiración, claro que sí, pero no sirven de nada si no escribimos todo lo que podemos. Da igual cuántas ideas buenas tengamos o cuán inspirados estemos; si no trabajamos nuestro talento, la «iluminación» no sirve de nada.

 

IDR: ¿Eres de orden o de caos? ¿Cómo es tu proceso? ¿Y tú como persona y lectora? 

IG: Soy muy de caos jajaja. Habitualmente me viene una imagen o una frase a la cabeza, y entonces me pregunto «¿Qué ha pasado para llegar a esta situación, a estas palabras?», y a partir de ahí construyo una narración o un poema. Para ponerme a escribir, eso sí, tengo que tener la idea principal del relato/poema en la cabeza, aunque luego ésta siempre evoluciona y yo termino por cambiar alguna parte a medida que avanzo.

Como persona y lectora, también, soy la reina del caos y del desorden (para desmayo de mi ama, jajaja). Reconozco que hace años lo llevaba medio mal e intentaba continuamente poner un poco de orden y lógica en mi vida y mis lecturas, pero he llegado a la conclusión de que va a ser que no y ahora abrazo mi existencia caótica con alegría J

 

IDR: ¿Qué opinas de la documentación? 

IG: Depende de la obra que estemos escribiendo, la documentación es necesaria. Si yo quiero escribir que un personaje ha sufrido un infarto, por ejemplo, tendré que documentarme y aprender todo lo que pueda sobre ese tema para no decir ninguna tontería, porque yo no soy médica. No digo que haya que realizar la carrera de medicina porque no hay persona que pueda ser experta en todo lo que escriba, pero hacerse con un mínimo de información, sí.

En un libro cuyo título no voy a nombrar y cuyo autor es extranjero, leí hace tiempo a un personaje (supuestamente, un político español) decirle a otro que le encantaba la paella, el plato típico de Andalucía. Uf. Al autor no le habría costado apenas nada buscar de dónde es típica la paella y habría evitado que su texto perdiera toda verosimilitud para miles de lectores hispanohablantes.

 

IDR: Si tuvieras que convencer a alguien para que se iniciara como lector en el mundo del relato, ¿qué le dirías? 

IG: Decir, creo que no le diría nada de buenas a primeras. Me limitaría a prestarle un puñado de libros y decirle: «cuando te los hayas leído, hablamos».

 

IDR: ¿Con qué autora iniciarías a un/a profano? 

IG: Si le gusta leer terror, recomendaría Shirley Jackson. Si no le gusta el terror, entonces Clarice Lispector.

 

IDR: Como profesional del mundo editorial,  ¿qué opinas del mundo editorial actual? ¿Y como lectora? 

IG: Creo que está muy vivo y que están apareciendo editoriales geniales que renuevan el mercado y ofrecen nuevas voces y puntos de vista continuamente. La parte que no me gusta del mundo editorial actual es que, como todo lo que tenga que ver con el arte o las humanidades, la forma de trabajar es cada vez más precaria. Se sigue sin apreciar como es debido el trabajo que hacemos (todos: escritores, maquetadores, traductores, correctores, editores, documentalistas, ilustradores, diseñadores, etc.) y se espera que lo demos todo porque, eh, «es lo que nos gusta», cuando nadie se plantea no pagarle sus honorarios a Madonna, a quien seguro le gusta mucho cantar, o al estudio de arquitectura que diseña tu casa.

Como lectora, sólo lamento no tener más tiempo y más dinero para poder pasar más horas leyendo.

 

IDR: Hablanos de tu último libro.

IG: Es un poemario titulado soliloquio soterrado (Libros de la resistencia, 2021). Entre otros temas, intento profundizar en qué cosas confieso de mí misma y cómo, al mismo tiempo, dejo muchas cuestiones sin revelar, de manera plenamente consciente. También es un poemario que habla de la aceptación, tanto de una misma como del mundo o de lo que sucede a nuestro alrededor. No es derrotista, sino que hay un deseo o un intento de comprender que nuestra vida tiene un lado oscuro (que tengo/tenemos un lado oscuro) y que está bien así.

 

IDR: ¿Tienes algo entre manos?

IG: Sí, no paro, jajaja. Tengo otro poemario terminado, que empezaré a mover dentro de poco, y sigo escribiendo cuentos. Todavía falta para tener otra colección de relatos, pero llegará.

 

IDR: Muchas gracias por tu tiempo y simpatía. ¡Nos leemos!

 

Hazte con un ejemplar de Lo que Ruge aquí, Despertar lloviendo aquí y Soliloquio soterrado aquí.
¿Quieres conocer más autoras independientes? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir remunerando a nuestros colaboradores sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas. También puedes colaborar de forma puntual a través de Ko-fi.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.

Últimas Publicaciones

Horrorstor. Portada. Libros Prohibidos
octubre 5, 2022 · 0 comments
5Título completo: Horrorstör Autor: Grady Hendrix Título original: Horrorstör Idioma original: Inglés Año: 2014 Editorial: Editorial Hidra (2022) Traducción:...
Publicado por
septiembre 16, 2022 · 0 comments
Elena Bartomeu es doctora en Bellas Artes y trabaja como investigadora, diseñadora y profesora especializada en el desarrollo de...
Publicado por