Libros Prohibidos

"Un libro es un arma cargada en la casa de al lado. Quémalo. Quita el proyectil del arma." Fahrenheit 451

11

Paulo Coelho: Ser como el río que fluye

Título completo: Ser como el río que fluye. Pensamientos y reflexiones 1998-2005
Título original: Ser como o rio que flui
Idioma original: Portugués
Año: 2006
Editorial: Booket (2007)
Traducción: Carlos Manzano de Frutos
Género: Relato (Filosofía, Autoayuda)
Valoración: Así sí

En Libros Prohibidos tenemos la sana costumbre de acudir de tanto en tanto a los libros superventas para tratar de descubrir sus secretos, saber qué los hacen tan especiales. Por regla general apenas encontramos virtudes y sí gran cantidad de incoherencias y problemas de todo tipo. Es en esas ocasiones cuando nos lanzamos a realizar nuestras más furibundas críticas. Y era eso precisamente lo que pensaba que iba a ocurrir al tomar de la estantería este Ser como el río que fluye (o Como el río que fluye). Lo que no esperaba era encontrarme con semejante obra de arte.

Ser como el río que fluye no fue concebido como un libro en sí, sino que se trata de una recopilación de textos, artículos y recortes del diario personal del escritor brasileño, Paulo Coelho. Sin más intención que la de seguir arrojando luz y sabiduría sobre un mundo (el nuestro) tan necesitado, su editor tuvo una revelación: no podía esperar que Coelho terminase de escribir su siguiente libro; necesitaba publicar algo suyo (de Coelho) de forma inmediata. Entonces el editor recopiló estos relatos, más o menos inéditos, y los publicó en esta obra (la que estoy ahora reseñando: Ser como el río que fluye, de Paulo Coelho). Supongo que ese hombre (el editor) no era entonces consciente de que reuniendo estos textos estaba creando una antología llamada a ser un clásico universal.

Tal y como su subtítulo tan bien expresa (Pensamientos y reflexiones 1998-2005), los textos que nos vamos a encontrar aquí son de temática variada; a veces incluso parece que no existe ninguna relación posible entre ellos. Todos y cada uno (los textos, relatos o episodios de este libro, Ser como el río que fluye, de Paulo Coelho) llevan, eso sí, la impronta siempre trascendental y profunda tan marca de la casa y que tanto ha aportado al pensamiento y la filosofía actuales. Voy a rescatar algunos ejemplos que ilustrarán a la perfección al lector y que harán llegar el mensaje mejor que yo (Javier, de Libros Prohibidos, web literaria que ahora lees).

Podemos empezar con un fragmento delicioso de La lluvia a media tarde en Ciudad del Cabo, donde el autor nos regala un relato preñado de conocimiento pese a su corta extensión (tres cuartos de página, Times New Roman 12 a doble espacio). Dice así (el relato):

“Inmediatamente, descubrí el sufrimiento de aquella joven y no pude evitar acercarme. La dije: Oyes, para de llorar. Tu vida necesita un giro de 360º, cari, así que ponte de pies, levanta la cabeza y repite conmigo, soy un ser humano bello porque dentro de mí tengo humanidad, y eso es bien.”

En La grulla que canta como tú nos encontramos con un cuento breve (brevísimo: media página) que sigue la tradición oriental de los sutras, de gran contenido y poco significado (¿o era al contrario? Bueno, lo importante es que se trata de un cuento bonico, no una cosa rara de esas de Borges). Nótese la sabiduría que encierran estas palabras escogidas (110 en total), sobre todo en su desenlace:

“Cuando el monje vio el reflejo de la grulla en aquel lago, comprendió que estuvo mal envenenar a su familia por aquella discusión sobre Cristiano Ronaldo. Retornó al templo y no volvió a obrar mal, con lo que el mundo se benefició mucho.”

Podríamos seguir dando ejemplos, ya que este libro (Ser como el río que fluye, de Paulo Coelho) es un manantial (en sentido metafórico: es un libro, está seco) de conocimiento y todo él invita a la reflexión, como en el corte Adonde me lleven Dios y mis sandalias de esparto:

“Ese paseo, y no otro, me enseñó a no conformarme, porque no puedo avanzar si me conformo dejando un pie detrás del otro: tengo que adelantar el otro pie, el que estaba detrás y que luego (nunca lo olvidemos) estará delante. Y así, ayudado por el impulso de mi trabajado tren inferior, ir adelantando un pie al otro y viceversa hasta llegar al estanco o cualquier otro lugar que me proponga. Este movimiento provoca un avance que, por otro lado, me lleva a reflexionar sobre si la competitividad entre pie y pie es buena. Ya sé que tres cuentos atrás dije que era mala, pero ahora descubro que es buena. Es lo bonito de ser tan profundo y eso.”

No me gustaría terminar esta reseña (de este libro, el que reseño hoy) sin mostrar mi enorme alegría por la aclaración de que estos pensamientos y reflexiones pertenecen solo a la etapa comprendida entre 1998 y 2005. Esto, por un lado facilitará el estudio del coelhismo por parte de los filósofos del futuro, y por otro, también abre la posibilidad de premiarnos a sus seguidores de ahora (el momento presente: año 2016, casi 2017) con nuevas obras sobre sus pensamientos y reflexiones: de 2005 a 2012, por ejemplo, o de 2012 a la actualidad (2016 o el momento en el que estés leyendo esto). Es de agradecer a su editor (el de Paulo Coelho, escritor brasileño) tal aportación.

Y nada más, con esto llego al final (de esta reseña), recomendándoos a todos este clásico tan necesario, tan imprescindible. Los lectores y toda la humanidad, así en general, estamos muy agradecidos.

autoayudaautobiografíaclásicoFilosofíaJavierrelato

Javier • 28/12/2016


Entrada Anterior

Entrada Siguiente

Comments

  1. Javier 28/12/2016 - 10:36 Reply

    Feliz día de los inocentes

    • Javier 28/12/2016 - 13:04 Reply

      😉

  2. Agata 28/12/2016 - 10:50 Reply

    Gracias, habéis cambiado mi vida. A partir de ahora, todo luz y bendición :*

    • Javier 28/12/2016 - 10:51 Reply

      Amén, hermana (en sentido figurado; no eres mi hermana real).

  3. Victor 28/12/2016 - 11:35 Reply

    Por fin una luz, un faro, un mechero conseguido en una feria y que tiene forma de sirena con las tetas fueras. Por fin algo a lo que aferrarme hasta que me duelan los glúteos. Gracias por la labor social que realizáis, ya solo queda que en el año entrante el Moccia (morcilla en italiano) escriba, por fin, la gran novela romántica de ciencia ficción y de carácter experimental que, sus lectores habituales sabemos que sabrá hacerlo, viene apuntando durante todos estos años. Espero que el amor entre robot y erizo de mar por fin sea valorado como lo que es: el futuro.

    • Javier 28/12/2016 - 11:41 Reply

      Muchas gracias por el comentario, Víctor, aunque no entiendo el entusiasmo: nosotros siempre reseñamos buenos libros aquí. Por eso mismo, quedo impaciente por saber más sobre el libro de Moccia. ¿Tienes newsletter, o Instagram?

  4. Victor 28/12/2016 - 11:48 Reply

    Tengo un bastón de pino piñonero y un botijo. Soy neorrrural (pongo tres erres porque no estoy seguro de cuantas lleva).

    No quiero copar los comentarios porque entiendo que este espacio es para la hermandad de las personas que un día aprendieron a leer y quieren compartir su pasión por los grandes autores como el protagonista del post de hoy: Cristiano Ronaldo.

  5. Juan 28/12/2016 - 14:46 Reply

    Expectacular, como diría un Coelhista

    • Javier 28/12/2016 - 15:32 Reply

      Gracias. Un comentario expeluznante.

  6. Héctor 28/12/2016 - 16:40 Reply

    Leer esta reseña me ha dejado dando vueltas de 360 grados (no sé si Kelvin o Celsius).

    Grande Javier, Grande Ronaldo. Y más grande Cohehloh.

    No puedo dejar de llorar

    • Javier 28/12/2016 - 16:55 Reply

      Según tengo entendido, los peligrosos son los grados Fahrenheit, que son los que le echan al vodka carrefour. Gracias por tu aportación y tus lágrimas. Noto cómo el maestro Coelho se siente complacido.

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *