Annalee Newitz: Autonomous

autonomous-libros-prohibidos

Título original: Autonomous
Idioma original:
inglés
Año: 
2017
Editorial: Minotauro
Traducción: Alexander Páez
Género:
Novela corta (fantasía/bizarro)

Obra perteneciente a la sección oficial de los premios Guillermo de Baskerville 2020

Autonomous es la primera novela de ficción escrita por Annalee Newitz, cofundadore de io9.com y editore en jefe de Gizmodo. La obra, escrita en 2017, estuvo nominada a los premios Nébula, y resultó finalista en los premios Campbell a mejor novela y en los premios Locus a mejor ópera prima. Además, ha recibido críticas muy positivas en su traducción al castellano, como esta de La Nave Invisible o esta de Fantástica-ficción.

Autónomos y esclavos

Newitz ubica la acción en un futuro relativamente cercano, concretamente en el año 2144. Con el paso de los años, la dinámica capitalista ha cambiado las viejas fronteras de los Estados por agrupaciones económicas y se ha volcado sobre nuevos nichos de mercado. Así, existe un sistema de patentes que domina la producción y distribución de productos farmacéuticos de base genética y además existen biobots y robots, algunos autónomos, la mayoría programados para servir a tal o cual corporación. Del mismo modo, los seres humanos también pueden ser libres o estar sujetos a un «servicontrato» que les obliga a someterse a otros seres humanos.

Jack tenía que admitir que se había vuelto torpe. […] Por supuesto, sabía que Zacuidad podía tener ligeros efectos secundarios indeseados. Pero los trabajillos con estos medicamentos subvencionaban su trabajo real con antivirales y terapias genéticas, medicamentos que salvaban vidas. Necesitaba la pasta rápida de las ventas de Zacuidad para seguir regalando unidades de los otros medicamentos a personas que las necesitaban con urgencia.

En ese contexto general, la obra se subdivide en dos tramas que terminarán por entremezclarse. De una parte tenemos a Jack, una pirata de patentes que al comienzo de la obra comete el error de distribuir ilegalmente un producto que aún no había sido lanzado por una de aquellas terribles corporaciones. Los esfuerzos de Jack por subsanar su error y, de pasada, destruir los fundamentos del sistema socioeconómico en que vive articularán la mitad de la narración. De otra parte, Eliasz y su biobot Paladín, que mantienen una coBiobot Libros Prohibidosmpleja relación entre sí. Paladín está programado para servir a Eliasz, pero no sabe si los sentimientos amorosos que tiene hacia él son genuinos o habían sido ya prediseñados. Por otro, Eliasz tiene claro que desea a Paladín, pero quiere asegurarse de que su cerebro (el único elemento biológico de Paladín) es femenino para no ser tomado por un «maricón». Entretanto, su misión consiste en destruir a los piratas que trafican con patentes. En concreto, en perseguir a Jack por los soleados confines de la Tierra.

Una novela ágil

Quizás lo más destacable de Autonomous sea su agilidad. Se trata de una de esas novelas que provoca el efecto de «tener que pasar la página», que termina cada capítulo con múltiples interrogantes y que introduce todos los elementos necesarios para que el lector quiera seguir leyendo. Tiene un punto de intriga, un punto de amor, un punto de sexo, un punto de crítica social, un punto de heroísmo, un punto de violencia, etcétera. La obra, pese a subdividirse en dos líneas principales, es pulcra y correcta en la distinción entre presentación, nudo y desenlace, incluyendo una especie de epílogo que terminará por dejar todo en su sitio.  Por otro lado, en la medida en que la acción transcurre en distintas zonas económicas, alrededor de todo el globo, resulta interesante observar cómo incorpora accidentes geográficos y urbanísticos a su concepción del mundo en el siglo XXII. Los polos se han derretido y en el norte hace calor, las casas de té marroquíes están plagadas de científicos y piratas, existen ciudades especialmente diseñadas para robots y otras en las que se trafica con seres humanos.

De fondo, plantea ciertas cuestiones acerca de las eventuales relaciones entre humanos y máquinas, las distinciones de género, las distinciones de clase, los derechos humanos o los derechos del niño, y, por supuesto, la industria farmacéutica; sin llegar a interrumpir o colapsar con el dinamismo propio de la lectura.

Krish comparó el sistema de patentes con el sistema de servicontratos, razonamiento que Jack pensó que estaba un poco pillado por los pelos. Pero tenía que admitir que el sistema de patentes parecía estar en la raíz de muchísimos problemas sociales. Solo las personas con dinero podían beneficiarse de nuevos medicamentos. Por lo tanto, solo los pudientes permanecían físicamente sanos, mientras que los que no tenían nada no eran capaces de mantener su cabeza con la concentración necesaria para trabajar en buenos empleos y en general no vivían más allá de la centena.

Cuestión de tiempos

Sin embargo, para un lector que se tome cierto tiempo, espere algo más que ese «tener que pasar la página» y pretenda extraer algo significativo de la lectura, Autonomous se le quedará corto. La obra tiene todos los elementos necesarios para que pases la página, pero no parece tener mucho más. Los interrogantes de fondo que desarrolla están planteados de una manera relativamente simple y superficial. Sin llegar a ahondar en las cuestiones que plantea, y mostrándolas a vuelapluma, resulta difícil que llegue estimular el razonamiento de cualquier persona que tenga un pie en el mundo de nuestro días.

Robot Libros ProhibidosPor otro lado, realmente da la impresión de que Autonomous está concebido para leerlo de una sentada. Las líneas de diálogo son hasta cierto punto artificiales, impidiendo al lector acercarse a los personajes. De éstos, los protagonistas apenas están delineados con una o dos notas principales y movidos por un único estímulo (Paladín, descubrir si tiene sentimientos genuinos; Jack, salvar el mundo; Eliasz, seducir a Paladín), y el resto de personajes no operan más que como «extras con frase» o excusas para proseguir con la trama.

Las líneas argumentales principales y las subtramas, si bien resultan entretenidas, muchas veces fuerzan la coherencia interna de la obra, llevando a los protagonistas por el mundo en un eterno juego del gato y el ratón en el nunca queda claro por qué están en un lugar o en otro, qué pretenden hacer o qué les ha llevado hasta allí. Ni siquiera las partes más emotivas, o los conflictos internos de los personajes, resultan del todo creíbles, en la medida en no están bien definidos ni engarzados en el desarrollo dramático.

En conclusión, Autonomous es una obra entretenida acerca de robots, piratas e industrias farmacéuticas, en un futuro cercano donde las fronteras han cambiado pero los problemas siguen siendo los mismos. Si se obedece al impulso de pasar la página y no se reflexiona mucho acerca de las bases que sustentan la obra, permite desconectar de vivencias personales más reales (o más profundas) y pasar un rato divertido navegando entre sus líneas.

Hazte con una copia de Autonomous aquí.
¿Quieres conocer más ciencia-ficción en español? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir con nuestra labor sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo. También puedes colaborar de forma puntual a través de Ko-fi.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.