Katherine Arden: El oso y el ruiseñor

Título original: The Bear and the Nightindale
Traducción: Maia Figueroa
Idioma original: Inglés
Año: 2019
Editorial: Nocturna Ediciones (2019)
Género: Fantasía (literatura juvenil)

Esta entrada se adhiere a la iniciativa #LeoAutorasOct, que busca visibilizar las obras escritas por mujeres y fomentar su lectura.

El oso y el ruiseñor es lo primero que leo de Katherine Arden, y juraría que también es lo primero que cae en mis manos traducido por Maia Figueroa. Iba perdida y sin saber qué me iba a encontrar, pero la promesa de una historia helada que sucede en la estepa rusa me llamó la atención. Si sientes atracción por el tema principal, lánzate a la obra, pero ven también si te llaman otras muchas cosas de ella.

Marina, me dejaste a esta niña enloquecida, y yo la quiero como es debido. Es más valiente y salvaje que mis hijos. Pero ¿de qué le sirve eso siendo mujer? Juré que la mantendría a salvo, mas ¿cómo la salvo de sí misma?

Ante todo es un título que va al grano; en sus poco más de 400 páginas (en literatura juvenil reciente eso es casi una obra corta) el número de situaciones que describe son muchísimas, y los detalles que se narran en ellas. No hay párrafos vacíos ni forma de leerla en diagonal. Todo tiene razón de ser, y se agradece. Es concisa, pero con muchísima información. Los vocablos rusos que utiliza son muchos y de temas variados, en lugar de pararse a describir cada uno de ellos, quedan resumidos en un glosario breve que nos ahorra líneas y más líneas de definiciones floreadas, pero que en cambio tienen un por qué del todo justificado. Y es que la historia no podría haber sucedido en otro lugar frío, que era uno de mis grandes miedos. Solo puede suceder en Rusia.

Vasia es la hija de un hombre poderoso del desierto helado ruso, lo que quiere decir que tiene mucha fortuna en pieles, pero vive en medio de una zona donde nieva gran parte del año y donde la explotación agraria da para la supervivencia, los pagos a la corona y poquísimo más. Pero con todo es una afortunada. Es algo romántica con su entorno y tiene gran respeto por los dioses antiguos y por los seres que lo protegen. Gracias a ellos han logrado pervivir año tras año; se cuidan mutuamente, de modo que unos no han caído en el olvido y los otros son arropados como compensación. Pero todo cambia con la llegada de un nuevo vecino. Los seres mitológicos antiguos han pasado a ser una molestia, algo deshonroso y han caído en la desgracia. De Vasia dependerá que el pueblo siga el mismo camino.

Explico el argumento de una forma muy épica, lo sé, pero es que lo que se esconde tras esta historia tiene mucha epicidad. Y planes monárquicos, luchas entre el bien y el mal y un fondo que ya explicó Terry Pratchett en Dioses menores de una forma completamente distinta.

El aislamiento de una comunidad

Una de las cosas que más crudamente están explicadas en El oso y el ruiseñor es la dureza de la vida en zonas semejantes. Esta es la parte de la historia que podría replicarse en otros muchos lugares y hasta tiempos muy modernos. El de Piotr Vladímirovich, el padre de Vasia, es un lugar que se regula de una forma primitiva en muchos sentidos. No existe un sistema de gobierno demasiado claro, Piotr los comanda. Como hombre rico de la zona los protege y organiza, pero no hay tiempo para llegar a un entendimiento más profundo. Todos se apoyan en un sistema de trabajo bastante comunitario en el que los cortos momentos de tregua permiten engordar a ganado y vecinos para soportar la congelación de la vida.

La supervivencia es la primera preocupación. Y el aburrimiento debe de ser la segunda. Los largos inviernos transcurren en las casas, todos apiñados alrededor del hogar y haciendo pequeñas tareas. Es comprensible que los cuentos y las faunas sean un pilar fundamental; constituyen el poso cultural, pero también el consuelo en las temporadas en que la principal alegría es no sumar fallecidos. No se habla de colegios o de formación para los niños más allá del aprendizaje de cosas prácticas, y todo ser es productivo desde bien pequeño. El tiempo apremia y no se pueden permitir ociosidad mientras esperan el invierno. El calendario se rige a partir del aislamiento total que sufren. Los caminos se cortan, los vecinos casi no se mueven, las celebraciones se postergan, luego los tratos deben cerrarse antes de la nieve.

Conexiones sociales con Moscú

Pero que la familia de Vasia fuera poderosa debía de servir para algo. No en vano tienen relación directa con la monarquía que vive en Moscú. Lo que al agarrar el libro no es más que una justificación del poder familiar acaba convirtiéndose en una gran baza, que está aún por explorar completamente, y es que esta es la primera parte de una saga, como el número dibujado en el lomo nos explica. Pero no os engañéis, no es solamente un tema enunciado. De los entresijos monárquicos podemos ver un primer gran bocado en este primer volumen, pero viendo la capacidad de quemar trama que tiene, auguro un futuro la mar de jugoso para los que gozamos con historias de reinos e intriga.

Mitología rusa

Las hadas, los seres del bosque y las fuerzas de la naturaleza explicadas mediante historias es algo que encontramos en todas las culturas tradicionales. Son parte de la forma en que hemos podido explicarnos a nosotros mismos lo que sucede. Algunas nos hablan de lagartijas que se cuelan por el oído mientras dormimos para avisarnos de que no durmamos sobre el césped (magníficamente explicado en Obabakoak, por cierto) y otras de maléficos seres del frío que luchan por salir, como es el caso de Morozko, el villano de El oso y el ruiseñor.

Su poder se ha visto menguado desde hace siglos, porque los ocupantes humanos de su reino han mantenido con pequeñas donaciones de alimentos a los seres bondadosos que habitan el lugar. De esa forma, en la lucha entre el bien y del mal, el bien ha ido ganando, recompensando a la gente con los cuidados de su entorno. Así un pequeño duende protege cada hogar y otro los establos, tranquilizando a los caballos y ayudando a que sobrevivan a las duras jornadas de frío. El bienestar de Vasia y de los suyos depende de cuánto cuiden de su mística, aunque no acaben de ser conscientes de ellos.

La de Katherine Arden es la constatación de la pérdida de los mitos clásicos, del olvido de nuestras raíces y de que aquello que siempre nos protegió y, con ello, ayuda a transmitir parte de la magia que envuelve a la historia de Rusia. A aquellos que os gusten las historias de gnomos y hadas os encantará. La forma en que se convive con ellos y toman protagonismo tiene una mezcla de descripción y dulzura que te atrapa completamente. Logra que sientas empatía con un mundo casi olvidado.

Una gran historia de aventuras

Pero lo más bello de El oso y el ruiseñor es cómo una historia que habla de cuentos, de los clásicos que se susurran y se transmiten boca a oreja, podría ser perfectamente uno de ellos. La forma en que está escrito, la magia que tienen sus palabras hace que sea una historia maravillosa para leerse y contarse en la primera adolescencia. La historia de Vasia es la de una niña que quiere descubrir el mundo que le rodea, que hace travesuras, que conoce el lugar como la palma de su mano y que escapa siempre que puede para visitar a sus seres. Podría ser amiga de Calpurnia Tate perfectamente. Son esas niñas valientes y aventureras que suponen un reto para el modo de educar tradicional. No son nuevas, siempe nos quedará Ana de las Tejas Verdes para referenciar un clásico moderno para su época en muchos aspectos. Pero siempre son bienvenidas.

Queda por ver cómo evolucionará porque, si lo que he leído es solo el primero de los tomos que nos tiene preparados Katherine Arden, estoy deseando ver qué más hay. Morozko no ha hecho más que asomar la patita y viene preparado para regalarnos aún mucho cuento en la continuación de El oso y el ruiseñor.

Hazte con un ejemplar de El oso y el ruiseñor aquí.
¿Quieres conocer más fantasía juvenil de calidad? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir con nuestra labor sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

Fotos en Nocturna Ediciones y Wikimedia