María Angulo: El gen Alexander

El gen Alexander, Libros Prohibidos

Año: 2017
Género:
Ciencia-ficción
Editorial: Now evolution

El gen de la eterna juventud

El gen Alexander es una obra de ciencia ficción que se inicia en la ciudad de Roma en el año 2096, situando al lector en una sociedad parecida a la que conoce, pero con ciertos avances técnicos y mayores niveles de desigualdad social. El elemento diferencial en la ambientación de la obra será el desarrollo ingente de la medicina, que estará muy vinculado al propio devenir de los personajes. Por causas que se irán desvelando a medida que avanza la lectura, los seres humanos de finales del siglo XXI podrán aumentar su esperanza de vida y congelar el proceso de envejecimiento a través de mutaciones genéticas.

15 de agosto de 2096. Noche.

Sigo con la lectura de los artículos descargados de la red. Según un experto, los sucesivos «brotes» de virus mutagénicos desde los años 20 pueden deberse a la migración de pacientes portadores que huyeron del hospital durante la Epidemia del Área Comercial. Según el experto, la mayoría de los pacientes fugados estaban ya sanos y no parecían enfermos ni eran «contagiosos».

Dos por el precio de uno: aspectos formales

Quizás uno de los elementos más llamativos de El gen Alexander, al menos en su estructura formal, sea el trabajo que hace María Angulo sobre la distribución de distintos elementos temporales en la obra. El gen Alexander se articula a través de la sucesión de dos series temporales, una de ellas narrada en la primera persona del presente y que abarca unos meses del año 2096, y otra narrada en la tercera persona del pasado, que va desde el año 2023 hasta el año 2096. De esta manera se genera una idea sugerente. La segunda serie cierra el libro en el punto en que lo abre la primera, dando una impresión de circularidad. Por otro lado, las correlaciones formales entre pasado y presente se avienen bien con la temática del libro, vinculada al paso del tiempo. Hay continuidad entre ambas y la una explica a la otra. Si bien la elección de alternar formar personales o temporales es arriesgada, en este caso funciona y potencia el interés de la obra.

Genética, Libros Prohibidos. En lo tocante al estilo narrativo, lo más interesante de El gen Alexander tiene que ver con esa división en series temporales. En los momentos en que habla el protagonista de la serie que va en presente, se cumplen los patrones habituales de una narración en primera persona: el protagonista expone sus ideas, emociones, dudas o acciones de manera subjetiva y personal, emite juicios de valor y centra la acción en lo que le ocurre a él. En la serie que va en pasado, la narración en tercera persona transita de unos personajes a otros, muestra sus respectivos actos y los diálogos que mantienen entre sí, prolonga la acción de manera genérica y apenas se inmiscuye en los pensamientos propios o los procesos internos de los personajes. Es decir,  la forma de narrar es consecuente con el patrón estructural elegido. Por lo demás, se trata de una obra pulcra, correcta y de fácil lectura. No se pierde en descripciones ni apabulla al lector con información innecesaria, es dinámica y genera interés y curiosidad.

Alexander alargó su mano antes sus ojos y la observó, a la luz de la lamparita de estudio de la chic. Parecía la misma mano del Alexander de los 18 o los 20 años, si no recordaba mal. ¿Habría envejecido su mano de otro modo de no haber recibido aquella donación de sangre? […] ¿Lo habría tomado aquella pelirroja de diecinueve o veinte años por un estudiante o habría adivinado su edad real?
— Raquel…
— ¿Sí?
— ¿No te preguntas cómo habría sido todo sin la epidemia?

En El gen Alexander da la impresión de que María Angulo le da más importancia al desarrollo dramático que a la construcción de personajes. En ese sentido, la presentación del protagonista de la serie narrada en primera persona, y los personajes que destacan (por su relevancia para la trama) en la serie narrada en tercera persona, no están del todo definidos o diferenciados entre sí, salvo por una o dos notas características. Se trata de un texto rápido en el que los personajes lideran la acción y sirven para que la narración prosiga.

Tempus fugit

El gen Alexander presenta varios elementos orientados a la reflexión personal, algunos con mayor insistencia que otros. Por ejemplo, me llamó mucho la atención el hecho de que Angulo imagine una «Nueva Venecia», situada al lado de la «Vieja Venecia», saturada por la masificación turística. En El gen Alexander hay multitud de detalles de ese tipo, que sin tener mayor recorrido o importancia para el hilo argumental, sugieren ideas muy interesantes acerca de los movimientos de masas, la desigualdad social, la industria farmacéutica o incluso los medios de comunicación.

En ese sentido, hay una idea importante a la que apunta El gen Alexander, y a la que remite la propia autora en una Carta a los lectores que hace las veces de epílogo: el sentido humano de la longevidad y la finitud.

Esta idea se presenta en distintas esferas y en correlación con varios conceptos. En una esfera psicológica, en la que se discute el deseo de vivir eternamente y también el deseo de finalizar la propia vida; en una esfera social, en la que se pone de manifiesto las diferencias del acceso a la salud en función de la clase social, y el grado de desprotección que pueden tener los más desfavorecidos; e incluso en una esfera metafísica, en la que se cuestiona el sentido mismo del paso del tiempo. Sin embargo, estas cuestiones quedan enterradas en el transcurso de la narración y no llegan a definirse del todo. El carácter dinámico de El gen Alexander y su trama interna remiten una y otra vez al lector a un primer nivel de lectura, de manera que el trasfondo ideológico solo repunta en ocasiones y de manera aislada.

En conclusión, El gen Alexander es una obra con una estructura original y un andamiaje bien elaborado, que se lee con facilidad y entretiene. En la novela destacan la acción y el desarrollo narrativo por encima de cualquier otro aspecto, aunque de ella se pueden extraer además algunas ideas interesantes y que incitan a reflexionar sobre la condición humana.

Hazte con un ejemplar de El gen Alexander aquí.
¿Quieres conocer más obras independientes de ciencia ficción en español? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir con nuestra labor sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.