Maielis González: De rebaños o de pastores

Ilustraciones: Duchy Man Valderá
Año:
2020
Editorial: Cazador
Género: Novela corta (ciencia ficción)

Obra perteneciente a la sección oficial de los Premios Guillermo de Baskerville 2020

Nuestra estimadísima compañera Maielis González vuelve a la escena literaria, esta vez de la mano de la editorial Cazador, con una novela corta del género space opera; un trabajo escueto pero profundamente evocador y que se esfuerza por hacer preguntas incómodas de formular y difíciles de responder acerca de la libertad, la paz, la bondad y las complejas relaciones entre ellas.

Si eres de aquellas personas que gustan de adentrarse en las historias a ciegas y lo que he dicho hasta ahora te ha atraído, sé que puede parecer precipitado a estas alturas de la reseña, pero te invito a que vayas y leas De rebaños o de pastores ya mismo. González no necesita largos párrafos expositivos para mostrar el mundo que ha creado, sino que deja que se vaya asomando en los recovecos de la narración de su protagonista, Shomer. Es por esto que es difícil dar más detalles acerca de la trama y la temática sin adentrarme hasta al menos la mitad del libro, así que continúa leyendo solo si quieres saber más detalles.

No soy un perro, soy un herder

De rebaños o de pastores. Herder. Libros ProhibidosShomer es un terrícola en un futuro lejano en el que la Tierra es un pedazo de roca devastado y dejado de la mano de dios; pero no es un ser humano, sino un herder: una especie inteligente creada a partir de los perros pastores alemanes por una misteriosa raza alienígenia, los iliitas. Nació en la Comuna Epifanía, un despiadado campo de entrenamiento para herders dirigidos por esta especie de parásitos alienígenas que apenas pueden adivinarse tras los ojos de sus anfitriones y que infectaron a la humanidad hace ya tiempo.

Las intenciones de los iliitas son difíciles de adivinar, pero todo parece apuntar a que crearon a los herders como unos futuros anfitriones más pacíficos, serviles y complacientes; para ello tomaron perros y los modificaron para aumentar su inteligencia, dotarlos de una capacidad de comunicación extraverbal —una suerte de telepatía— y patas delanteras con manos de pulgares oponibles. Tras escapar de la Colonia Epifanía con la ayuda de uno de sus carceleros humanos, Shomer decide forjarse su propio destino fuera de la Tierra, primero trabajando como estibador en la Luna, y posteriormente aceptando trabajos de cada vez más dudosa moralidad en una galaxia en la que hay relaciones de esclavismo entre especies inteligentes venidas de diferentes mundos.

El guardián de mi hermano

El título de la novela, De rebaños o de pastores, no es casual ni pretende solo juguetear con la imagen de su protagonista como un perro pastor. Se plantea muy seriamente hasta qué punto podemos o debemos dejarnos guiar por aquellos que nos prometen una paz eterna o un mundo mejor, para después darse la vuelta y cometer atrocidades contra aquellos que perciben como interponiéndose en su camino. ¿Qué valor tiene la paz si su precio es la dignidad y la libertad (negativa, como ausencia de coacción, no ya esta que se opone a cualquier comunitarismo porque no le permite a uno hacer lo que le dé la gana) de aquellos que se supone que la van a disfrutar?

Estaba a punto de renunciar cuando te encontré a ti, Shomer. Al momento te supe distinto…, especial. Eras justo lo que necesitaba. Funcionarías mucho mejor que aquella tecnología chapucera que mi hermano había creado. Porque tú mismo eres una tecnología pensada para ese fin. —La humana acercó su mano a mi nariz, como había hecho en las barracas—: Quédate conmigo, Shomer, y juntos cambiaremos las cosas. Pero cambiarlas de verdad. Recuerda que naciste con una misión que cumplir.

En su aspecto técnico, la novela es un soberbio trabajo de precisión al que no le falta ni le sobra nada; se nutre de los grandes clásicos de la ciencia ficción dura, con ecos de Robert A. Heinlein o un Vernor Vinge que hubiese perdido la fe en la humanidad, pero González le añade su propia perspectiva política. Se trata de una historia con escenas tristes, desagradables y a veces crueles, pero que en ningún caso busca escandalizar o hacer sufrir al lector de forma gratuita, sino reflexionar acerca de las herramientas de las que disponemos para cambiar el mundo y los dilemas a los que nos enfrentamos.

Por último, me gustaría destacar lo cuidado de la edición de De rebaños o de pastores, tanto en papel como en digital, y las exuberantes ilustraciones a todo color de Duchy Man Valderá que acompañan a cada capítulo.

En conclusión, nos encontramos ante una novela breve magnífica que no puedo dejar de recomendar a quienes disfruten de la space opera más oscura y política.

Hazte con un ejemplar de De rebaños y de pastores aquí.
Y con una copia digital, aquí.
¿Quieres conocer más libros de ciencia ficción? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir remunerando a nuestros colaboradores sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas. También puedes colaborar de forma puntual a través de Ko-fi.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.